Los Cleveland Cavaliers siguen sin funcionar

¿Qué le ocurre al equipo ‘más’ fuerte del Este? Los Cleveland Cavaliers no han empezado la temporada de la mejor forma posible. Y es que el actual campeón del Este lleva una racha de siete victorias y siete derrotas, cuatro de ellas consecutivas ante rivales más que asequibles si comparamos las plantillas.

Los Cavaliers aun perdiendo una de sus piezas clave, como es Kyrie Irving, se han reforzado muy bien este verano. La llegada de Wade, Rose, Crowder, Isaiah Thomas, Calderón y Jeff Green hace de los Cleveland un equipo más temible y a la vez uno de los más completos de la NBA, pero en esta liga no se ganan partidos por los nombres, sino por la forma de jugar y el buen rendimiento del equipo y parece que hasta el momento esto no funciona.

Los puntos al equipo, se les caen de las manos, pero esto no es lo único importante en el baloncesto, los Cleveland Cavaliers son el vigésimo primer equipo de la NBA en rebotes, un dato negativo para un equipo que quiere luchar por el título. Dato negativo para el General Manager de Cavs, que teniendo solo dos pívots en la plantilla, no busca en el mercado otro más para suplir la baja de Tristan Thompson, porque parece que no se tiene mucha confianza en el rookie Zizic. Además este no es el dato más paupérrimo de los Cavs, son el penúltimo equipo robando balones y el decimonoveno en asistencias, cifras que no hablan muy bien en cuanto a la intensidad defensiva del equipo, que siempre en regular season suele ser más baja que en los playoffs, ni del ataque del conjunto, ya que se imponen los ataques individuales a las combinaciones entre ellos. Datos que esperan que mejore con la llegada de Isaiah Thomas, jugador que puede aportar a ambos lados de la pista, aunque la defensa no sea el punto fuerte de Thomas.

Su llegada debería traer el mismo impacto que tenía Irving y de este modo desahogar un poco más a LeBron James y conseguir que no acapare todos los focos y todas las estadísticas, aunque sabiendo como es ‘El Rey’, eso va a ser difícil de conseguir.

Mejor a domicilio

Otro mal factor en este inicio de los Cavs es el 3-4 que llevan en casa. Llevan siete partidos en el Quicken Loans Arena y tan solo tres victorias, cosa que no se debería permitir un equipo que quiere lograr la primera plaza del Este. Aunque también es cierto que fuera de casa se encuentran mucho más cómodos y han conseguido cuatro victorias en los siete encuentros que han disputado fuera de Cleveland.

Otra circunstancia difícil de entender en este comienzo de temporada es el 6-5 que tienen sobre los equipos del Este. Un equipo hecho a arrasar en todas las canchas de su conferencia debe ganar muchos más partidos, no solo por el nombre que conlleva jugar en el equipo de LeBron, sino porque la plantilla ha sido confeccionada para ello. Ya que es un poco extraño que hayan perdido en casa contra Orlando Magic y New York Knicks, equipos destinados a las últimas posiciones de la tabla.

De momento las lesiones y la formación del equipo no nos ha dejado ver a los nuevos Cleveland Cavaliers, pero no hay ninguna duda que el paso de los meses traerá consigo un equipo más compacto y más hecho al que todos temerán porque no cabe duda que si no van a alcanzar la primera posición del Este estarán muy cerca, como de las finales de la NBA. Porque no hay nada que se le resista a LeBron James.

Anuncios

El problema de los blancos

La afición de Chamartín echa la culpa a sus delanteros, bueno a su delantero. Todos los focos apuntan a Karim Benzema por su falta de gol, pero no se hace lo mismo con el resto de delanteros, o mejor dicho con Cristiano Ronaldo. Ambos llevan los mismos goles, uno, uno menos que el lesionado Gareth Bale, que también era cuestionado antes de su desgracia.

Pero este no es el verdadero problema del Real Madrid, su centro del campo, este que ha funcionado a las mil maravillas, no está en su mejor momento. Casemiro sigue sin recambio aun teniendo en el equipo al mejor mediocentro defensivo de la pasada campaña: Marcos Llorente. Aunque juegue muchos minutos y tenga pocos y tenga poco descanso, Casemiro funciona al cien por cien y poca queja se ha de tener del jugador carioca.

Isco este año es la gran esperanza dela hinchada blanca. Sin ninguna duda es el mejor jugador del Real Madrid hasta el momento. Juega, hace jugar y corta juego. Poco a poco el malagueño se está convirtiendo en el referente de la parroquia blanca y de la selección.

Y esto que genera Isco es lo que hacían hasta el momento Modric y Kroos, que esta temporada siguen siendo muy importantes para el equipo, pero han perdido mucha fuerza respecto a años anteriores. En el caso del alemán, se nota su función dentro del campo, pero con menos intensidad de la deseada. El croata por su parte ha bajado la intensidad en su juego, ahora el malagueño Isco hace más su función y se ve un Modric mucho más desconectado que años anteriores.

Esto puede ser por la mala gestión que está haciendo Zidane del equipo, ya que a los titulares les está dando muchos más minutos que otros años y parece que no tiene tanta confianza en la segunda unidad. Tras la pérdida de James Rodiguez o Alvaro Morata es entendible ya que eran suplentes de primer nivel ya aguerridos y con una trayectoria ya afianzada, es decir podrían rendir al mismo nivel que los titulares, en cambio este nuevo Real Madrid tiene gente muy joven y muy buena, pero aún no se sabe como rendirán en el club blanco. ¿Al final tendrá razón Cristiano Ronaldo en sus palabras?

Esto no es como empieza, sino como acaba y sabemos que este Madrid siempre lucha hasta el final. Poco a poco recuperando jugadores lesionados y haciendo fuerte al grupo, este equipo competirá hasta la última jornada en cada competición. Así es el Real Madrid.

 

Este Valencia enamora

El conjunto de la capital del Turia está empezando la temporada como un tiro. El equipo dirigido por Marcelino tiene las ideas muy claras, algo que no ocurría desde hace un par de años en Mestalla. Y es que el técnico asturiano ha encajado perfectamente, hasta el momento, las piezas del puzle, algo que no supieron hacer sus antecesores. Desde el primer día supo muy bien lo que necesitaba el equipo: confianza y garra en el centro del campo. A partir de aquí Marcelino supo muy bien como conformar el plantel.

Como última parte del engranaje llegó Kondogbia, fichaje cien por cien Marcelino, jugador que le hacía mucha falta al ValenciaCF ya que estos años atrás nadie dudaba de la calidad de los jugadores ches, pero si de lo mal que defendían en la medular, apartado que cubre el jugador francés con mucha precisión.

No es la única sorpresa del conjunto blanquinegro, el portugués Gonçalo Guedes está siendo la revelación de la Liga. En nueve encuentros ha metido tres goles y ha asistido a sus compañeros hasta en cinco ocasiones, pero no solo genera en ataque, el luso sabe muy bien donde estar en cada momento de la presión cuando hay que hacerla alta y cuando se defiende en estático, jugador muy completo con tan solo 20 años.

Estos dos jugadores amoldados a la base que ya existía en el club y a la recomposición que ha hecho Marcelino sobre ellos, además de la incorporación de jugadores de la cantera, hace de este ValenciaCF un equipo muy temido en estos momentos de la temporada y posiblemente también a lo largo de ella porque hasta el momento no han dado signos de flaqueza.

Podemos decir que esta vez la afición valencianista ha hecho bien su trabajo al gritar “vete ya”, no solo a los últimos entrenadores que han pasado por la entidad, sino también a todos aquellos dirigentes que envenenaban un poco el ambiente.

Y con esto las aguas del conjunto del Turia vuelven a su cauce porque ya es hora de que la afición del Mestalla vuelva a revivir aquellas tardes de Champions en las que Juan Sánchez celebraba como un loco los goles o porque no tener un nuevo Vicente Rodríguez.

¡Ché, que debacle!

¡Ché, que debacle!

0 de 12. Estos son los puntos conseguidos por el ValenciaCF en las primeras cuatro jornadas de Liga. Un equipo hecho para estar en la zona alta de la clasificación, que en estos momentos  ocupa la última posición.

El primer problema está en los que mandan, pero ahí no quiero entrar. Hablemos de los que tocan la pelotita. Una plantilla que en los dos últimos partidos ha tirado de corazón y de muy poco fútbol. Mejor dicho, del poco fútbol que generan jugadores como Mario Suárez, Enzo Pérez, Medrán y Parejo.

El argentino, es un jugador que brilla por su coraje y garra, pero no por el fútbol que despliega. Todo lo contrario que Medrán, un futbolista muy técnico y que con el Castilla sobresalía, pero que le falta un poco de experiencia y más para llevar la manija de un equipo “champions”. Pasamos a Dani Parejo, un jugador intermitente, que no sabes por donde te va a salir. Puede estar jugando un partido de 10 y hacerle una asistencia al rival en el 90 para que te gane el partido. Por último y como más importante, Mario. El enganche entre la defensa y el ataque, el que no debe perder balones, el que debe iniciar los ataques, pues por favor, padres y entrenadores de niños que quieren dedicarse a este deporte, no les pongáis videos de Mario. Paco Ayestarán se lo dejó muy claro al sustituirlo en el minuto 66 en San Mamés. Sin ninguna duda el señalado tras la derrota ante el Athletic.

Pero la culpa no solo es de ellos, solo que este año, por el momento, el Valencia no está jugando a nada y se supone que estos cuatro jugadores son los elegidos por Ayestarán para que lleven el mando del equipo. Pero el resto de jugadores están igual o peor que los mencionados. Solo hay que ver como en los dos partidos disputados en Mestalla, el equipo ha recibido 7 goles, cuatro ante Las Palmas y tres ante el Betis, y no solo eso, sino que también se han llevado los tres puntos del feudo valencianista. Y del ataque mejor no hablar, un equipo sin un 9 puro, que juega mucho por las bandas, pero que no tiene a nadie que esté dentro del área para hacer los goles.

Esperemos que todo cambie a partir de este jueves en Mestalla ante el Alavés. Dejar atrás el equipo sin alma que se está viendo estas jornadas y parecerse un poco más al Valencia de antaño, ese Valencia que hacia disfrutar a su afición.

¿Estudias o trabajas?

Según la Declaración Universal de los Derechos Humanos “toda persona tiene derecho a la Educación”. No obstante, en estudios de mayor grado, también son mayores las tasas a pagar. La universidad, como servicio público, debe de ser accesible a cualquier ciudadano, pero esto no siempre ocurre: muchas familias reniegan de este tipo de estudios por no poder hacerse cargo de los gastos. De los que consiguen llegar a una carrera universitaria, muchos deciden trabajar para ayudar –no solo a su familia– sino a su propio futuro. En el caso de España esta situación se agravó cuando comenzó en 2008 con el inicio de la crisis y todavía perdura.

 

Esta situación la ha vivido de cerca Naia Carlos, estudiante de Filología Hispánica  en la Universidad del País Vasco en el campus de Álava. A pesar de no estar en una situación económica delicada, decidió buscar trabajo para ayudar a su familia a costear sus estudios y obtener ingresos extra. “Busqué trabajo en todo tipo de sitios: yendo a tiendas de ropa, por internet…” comenta la estudiante. No fue hasta enero de 2016 –llevaba buscando trabajo desde inicios del curso– cuando le llamaron de Cex, una tienda de compra y venta de videojuegos y consolas usadas, diciéndole que le habían aceptado.

 

Según Lambide, en País Vasco 9.662 personas se encuentran en la misma situación que Naia, de las cuales poco más del 50% consiguen un empleo. Esta situación ha evolucionado desde 2007, momentos antes de la crisis, ya que tan solo había 6.236 estudiantes demandantes de empleo. La recesión económica, junto al aumento unánime del precio de las matrículas, parecen ser los dos grandes factores que han propiciado esta situación.

 

“Lo que falla es que la propia universidad no crea empleo”, opina Naia. Esta situación no es utópica, ya que en universidades como la de Gandía o Murcia esta práctica lleva en funcionamiento desde hace años. Las facultades contratan a alumnos –especialmente en épocas festivas– para realizar labores de bibliotecario, camarero… “Además se conseguiría que cuando acabásemos la carrera no aprendiésemos solo a estudiar, sino también a trabajar”, añade.

 

Compatibilidad de horarios

Otra situación similar, aunque con sus diferencias, es la de Bernardo Martínez, estudiante de Periodismo en Leioa. Su caso es más significativo, ya que él ha necesitado trabajar para poder pagar la matrícula universitaria. No obstante, la Universidad del País Vasco, es una de las más baratas del estado español, costando entre 844 y 1.190 euros. La situación se encarece a medida que pasan los años, ya que cada curso resulta más caro. Por no hablar si eres repetidor, ya que en este caso la UPV incrementa hasta un 30% los precios de las matrículas. Por ese motivo el número de estudiantes demandantes de empleo va aumentando. “Trabajar y estudiar muchas veces son compatibles, pero depende mucho de los horarios”, explica Bernardo, ya que a principios de año tuvo que dejar el trabajo en un famoso local de comida rápida, debido al poco tiempo que tenía para dedicar a los estudios. Aquí entra el juego de la “explotación” a los estudiantes o a aquellos que por muy poco se conforman.

 

Ambos coinciden en que el empleo en la época de estudiante es factible, siempre y cuando los horarios sean flexibles y se amolden no solo al trabajador sin también a la empresa. “Un día se supone que tenía que entrar a las seis de la tarde, pero en último momento me avisaron que entraba a las dos, coincidiéndome con el horario de clases” sentencia el estudiante de Periodismo. Naia, por otro lado confiase que “muchas veces te pintan que el horario es perfectamente compatible con el de la universidad, pero a última hora siempre te cambian algo y tienes que perderte alguna clase”.

 

Según un estudio de una doctora de la Universidad de Washington, Katherin Monaham, “los estudiantes que trabajan más de 20 horas semanales tienden a participar menos en clase y a tener menor rendimiento académico; el estrés y la fatiga reducen la concentración, la atención y la memoria”. Por otro lado, el estudio también detectó una mayor tendencia a consumir drogas.

 

No todo es malo

            Esta situación también tiene aspectos positivos. Según el psicólogo madrileño Enrique García Huete “los estudiantes que trabajan tienen más autonomía y más independencia , lo que eleva la autoestima. Además tienen más responsabilidad, se demuestra en los que están trabajando para poder ayudar a pagar los estudios. Todo esto hace también que sean jóvenes con más probabilidades de alcanzar sus metas”. Por otro lado añade que aquellos que están realizando prácticas o tienen un trabajo relacionado con la carrera que están estudiando suelen concentrarse mejor en horas lectivas.

 

El caso de Adrián Nogales es algo diferente a las anteriores. Él, estudiante de Comunicación Audiovisual, ha optado por remunerar su hobby: la magia. A través de espectáculos y otros eventos que organiza, va cubriendo los gastos que puedan surgirle, como impresiones, materiales, transporte etc. Mientras alivia los costes de la matrícula que han asumido sus padres. “Había unas necesidades tangibles como comprar una cámara, objetivos, tener varios discos duros… y todo esto me lo he ido subvencionando gracias a la magia”, comenta al respecto.

 

Sin duda alguna esta situación es dada por la delicada situación en la que nos encontramos. No obstante, las nuevas tendencias parecen apuntar a que irá a mejor. El número de estudiantes universitarios aumenta además de las posibilidades para encontrar trabajo. Pero esto no irá a mejor hasta que los gobiernos y las universidades pongan de su parte, acabando con las subidas o las congelaciones en los precios de las matrículas. Por otro lado la compatibilidad entre el trabajo y los estudios es perfectamente plausible, siempre y cuando los horarios no se solapen entre ellos.

 

 

Todo por decidir

 

Así es como han quedado las semifinales de Champions, todo por decidir. Los partidos de ida han estado muy igualados, cosa que esperábamos todos los aficionados del deporte rey.

Por una parte, el martes, tuvimos la oportunidad de ver la primera semifinal, la cual enfrentaba en el Etihad Stadium al Manchester City y al Real Madrid. Este encuentro tenía como claro favorito al conjunto español, no obstante, fue una primera parte muy igualada, en la que ambos equipos estuvieron muy comedidos. Aun así, los últimos minutos fueron de claro dominio blanco ya que la baja del canario David Silva, dejó en evidencia a los centrocampistas del conjunto de Manchester.

La segunda parte se jugó bajo las riendas del equipo de Chamartin. El partido entró en una continua ida y vuelta donde desaparecieron los medios centros, al menos los del conjunto inglés, y esto favoreció al Real Madrid que gozó de grandes oportunidades a la contra gracias a las arrancadas tanto de Kroos, Modric, Jesé, Bale y un incansable Lucas Vázquez. No obstante, estos jugadores no tuvieron la ocasión más clara, a excepción de un cabezazo de Jesé al larguero, el que la tuvo fue el central Pepe, que tras un saque de esquina, la pelota quedó muerta en el área pequeña y con todas sus fuerzas remató impactándole la bola a Hart en el pecho.

En el último minuto, Kevin de Bruyne, tuvo la única ocasión clara para el equipo de Pelegrini, en el saque de una falta escorada a la derecha del marco de Keylor Navas, la cual despejó el portero costarricense.

Partido muy igualado, gracias al orden de ambos equipos y el respeto que se tienen mutuamente. Todo se decidirá en el Santiago Bernabéu el próximo miércoles.

La otra semifinal, celebrada el miércoles, enfrentaba al Atlético de Madrid y al Bayern de Munich. Se pudo ver un partido muy igualado, pero diferente al del martes, esta vez primó el futbol. Ambos equipos saltaron al campo sin miedo, a disfrutar y a hacer disfrutar.

Con tan solo 11 minutos disputados, Saúl Ñiguez, cogió la bola en tres cuartos de cancha, se regateó a tres jugadores del conjunto bávaro y disparó con rosca al palo largo de Neuer, colocando 1-0, resultado con el que se llegaría al final del partido.

Los restantes 80 minutos fueron un continuo rondo del Bayern, aunque el conjunto colchonero cuando recuperaba el balón sabía mantenerlo y crear peligro sobre la meta alemana. Durante estos minutos el equipo que creó todas las ocasiones fue el alemán, pero sin premio alguno.

Tan solo 90 minutos en cada eliminatoria para decidir los finalistas de Milán. Dos partidos que serán totalmente distintos a lo vivido en los partidos de ida, pero que tendrán la misma emoción.

La salsa de los derbis

La salsa de los derbis

Pasadas estas semanas de tensión y pasión futbolera, me dispongo a hablar sobre el tema de los derbis, no solo del barcelonés, que también, por todo lo que ha acontecido, pero quiero hablar en general de este tipo de partidos.

Como bien dice la RAE, un derbi es un encuentro futbolístico, en el cual hay rivalidad por cuestiones regionales o locales. Es decir, un RCD Espanyol-FC Barcelona, Valencia CF-UD Levante, Atlético de Madrid-Real Madrid, Sevilla FC-RBB, Deportivo-Celta y un largo etcétera en el amplio panorama estatal.

Este tipo de encuentros con el paso de los años han ido perdiendo en intensidad. Antes las aficiones deseaban que llegaran estos partidos para poder quedar por encima del equipo “vecino”, para humillarlos, para burlarse de ellos hasta que llegase el siguiente derbi o incluso hay casos que se recordaran siempre. El más conocido es el “Tamudazo”, en el cual el Espanyol, dejó sin el título de Liga al Barcelona en la temporada 2006/2007.

Ya que hablamos de este derbi, vamos a adentrarnos en lo sucedido estos días. Todo comenzó el 2 de enero. Se enfrentaban ambos equipos catalanes en Liga. Fue un partido muy físico, el equipo perico se empleó de manera fuerte, pero sin ningún ápice de violencia, pero si con mucha permisividad del colegiado, de lo cual, los jugadores blaugranas se quejaron al final del encuentro.

Y aquí comienza la salsa. En cuatro días se volvían a enfrentar. La prensa catalana, la mayoría,  por no decir toda, es culé, por lo que comenzaron a criticar la actitud de los jugadores blanquiazules. Y como no podía ser menos, la prensa de la caverna, apoyando al rival “más” débil o lo que es lo mismo, apoyando todo aquello que no sea blaugrana. Se montó tal, que sucedió lo que tenía que suceder.

El partido se le fue de “los pies” a Pau, ya que los piques existen en pisada.jpgcada partido y las palabras como bien han dicho en el último partido se queda
n en el campo, pero lo que hizo el arquero fue lamentable, ya que con todo conocimiento de la acción, pisó la tibia a Leo Messi. El momento me parece el antifútbol, pero el no reconocer lo que hizo y además no pedir disculpas me parece peor.

Esto no fue lo único que sucedió. El equipo blanquiazul se quedó con dos menos lo que hizo que al final del encuentro saliesen cabreados y criticando a la prensa por la presión que habían generado. Razón no les faltaba, pero agresividad en este partido les sobró. Como también le sobró un poco de lengua, como de costumbre, al bueno de Gerard Piqué, el cual dejó un mensaje a esa “maravillosa minoría”.

Este mensajito caldeó un poco más el ambiente, que así quedó durante toda la semana. Con este ambiente llegamos al día 13, último derbi, que fue el más soso y a la vez el más lamentable. No hubo color en el terreno de juego, pero si en la grada y no fue un color muy agradable. Un sector de la grada españolista sacó diferentes pancartas durante el encuentro. Las peores de todas fueron en las que mencionaron a la mujer de Piqué. Lo único, que no vuelvan a aparecer textos así, pero en contra del club rival sí, que debería ser lo normal.

Derbi sevillano

“Estoy como si se me hubiera muerto un familiar”, esta frase pronunciada por Merino,  entrenador del Real Betis, ha generado polémica al comparar la muerte con un simple partido de fútbol. Pero lo que yo quiero es defenderla, él, como bético bien sabe lo que significa un derbi, lo que significa ese partido contra el Sevilla. Y lo que sucedió el pasado martes es para que alguien que realmente ama a su equipo y odia a su eterno rival, se sienta tal y como se sentía el entrenador verdiblanco en ese momento.

El Sevilla les dio un baño, hicieron todo lo que quisieron, tanto los jugadores como los aficionados del conjunto de nervión, que llegaron a burlarse del Betis cantando el himno del centenario del conjunto verdiblanco. Los sevillanos, aun sienten los derbis.

Y es lo que vengo a repetir, esa esencia de los derbis se está perdiendo. Deben volver las rivalidades locales, ver como al vecino le va mal y sentir placer, eso sí, sin llegar al menosprecio de personas ajenas al fútbol.