Todo por decidir

 

Así es como han quedado las semifinales de Champions, todo por decidir. Los partidos de ida han estado muy igualados, cosa que esperábamos todos los aficionados del deporte rey.

Por una parte, el martes, tuvimos la oportunidad de ver la primera semifinal, la cual enfrentaba en el Etihad Stadium al Manchester City y al Real Madrid. Este encuentro tenía como claro favorito al conjunto español, no obstante, fue una primera parte muy igualada, en la que ambos equipos estuvieron muy comedidos. Aun así, los últimos minutos fueron de claro dominio blanco ya que la baja del canario David Silva, dejó en evidencia a los centrocampistas del conjunto de Manchester.

La segunda parte se jugó bajo las riendas del equipo de Chamartin. El partido entró en una continua ida y vuelta donde desaparecieron los medios centros, al menos los del conjunto inglés, y esto favoreció al Real Madrid que gozó de grandes oportunidades a la contra gracias a las arrancadas tanto de Kroos, Modric, Jesé, Bale y un incansable Lucas Vázquez. No obstante, estos jugadores no tuvieron la ocasión más clara, a excepción de un cabezazo de Jesé al larguero, el que la tuvo fue el central Pepe, que tras un saque de esquina, la pelota quedó muerta en el área pequeña y con todas sus fuerzas remató impactándole la bola a Hart en el pecho.

En el último minuto, Kevin de Bruyne, tuvo la única ocasión clara para el equipo de Pelegrini, en el saque de una falta escorada a la derecha del marco de Keylor Navas, la cual despejó el portero costarricense.

Partido muy igualado, gracias al orden de ambos equipos y el respeto que se tienen mutuamente. Todo se decidirá en el Santiago Bernabéu el próximo miércoles.

La otra semifinal, celebrada el miércoles, enfrentaba al Atlético de Madrid y al Bayern de Munich. Se pudo ver un partido muy igualado, pero diferente al del martes, esta vez primó el futbol. Ambos equipos saltaron al campo sin miedo, a disfrutar y a hacer disfrutar.

Con tan solo 11 minutos disputados, Saúl Ñiguez, cogió la bola en tres cuartos de cancha, se regateó a tres jugadores del conjunto bávaro y disparó con rosca al palo largo de Neuer, colocando 1-0, resultado con el que se llegaría al final del partido.

Los restantes 80 minutos fueron un continuo rondo del Bayern, aunque el conjunto colchonero cuando recuperaba el balón sabía mantenerlo y crear peligro sobre la meta alemana. Durante estos minutos el equipo que creó todas las ocasiones fue el alemán, pero sin premio alguno.

Tan solo 90 minutos en cada eliminatoria para decidir los finalistas de Milán. Dos partidos que serán totalmente distintos a lo vivido en los partidos de ida, pero que tendrán la misma emoción.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s